Calidades y garantías de las ventanas de aluminio

calidads y garantías de las ventanas de aluminio

Durante un tiempo, las ventanas de aluminio fueron una opción muy popular debido principalmente a su funcionalidad y bajo coste. Sin embargo, la mayor exigencia en cuanto a las prestaciones, especialmente en cuanto al aislamiento térmico y acústico de las ventanas, hizo que los consumidores empezasen a decantarse por otros materiales. Es necesario señalar que todo eso forma parte del pasado.

En los últimos años, las calidades de las ventanas de aluminio han mejorado mucho, y son capaces de ofrecer prestaciones muy altas, también en lo que se refiere a aislamiento y eficiencia energética. Estas mejoras, sumadas a las ventajas que ofrece este material de por sí, hacen que el aluminio siga siendo una excelente opción calidad-precio.

Garantías que aportan las ventanas de aluminio

Las ventanas de aluminio presentan muchas ventajas gracias a las características propias de este material. Si a esto añadimos la variedad de sistemas de apertura y aislamiento y de los tipos de acristalamiento en los que se puede utilizar el aluminio, la garantía que nos ofrecen estas ventanas es todavía mayor. Y lo mejor de todo es que para todas las prestaciones que ofrecen las ventanas de aluminio, estas no tienen un coste demasiado elevado, especialmente si pensamos en el largo plazo.

RESISTENCIA

Una de las principales características del aluminio es su resistencia, lo que permite una larga durabilidad de las ventanas que utilizan este material. Esa durabilidad se refiere tanto al tiempo, a la vida útil de las ventanas, como a la capacidad de mantener sus cualidades prácticamente intactas durante ese tiempo.

ADAPTABILIDAD

El aluminio es un material muy flexible en el sentido de que se puede adaptar a muchas formas y situaciones distintas. Por ello, a menudo es la solución perfecta para las ventanas cuya ubicación o montaje se sale de la norma. Las ventanas de aluminio pueden ser de muchas formas, dimensiones y tipos, por lo que frecuentemente son la respuesta ideal a problemas específicos que puedan surgir.

FÁCIL MANEJO Y BAJO MANTENIMIENTO

Una de las muchas ventajas que se deriva de la alta durabilidad del aluminio es que hace que las ventanas de este material no necesiten mucho mantenimiento. Del mismo modo, su flexibilidad hace que sean muy fáciles de utilizar. Estas ventanas aportan soluciones sencillas, pero eficaces.

SOSTENIBILIDAD

En comparación con otros materiales, principalmente el PVC, el aluminio de por sí no es un gran aislante térmico. Sin embargo, hay que tener en cuenta que se han desarrollado sistemas como la rotura de puente térmico o el acristalamiento múltiple que compensan sobradamente esta deficiencia. Estos sistemas nos garantizan que podamos tener ventanas de aluminio con un alto aislamiento térmico, lo que contribuirá a una mayor eficiencia energética en el hogar. Además, lo que muchos no saben es que el aluminio es 100% reciclable, por lo que su uso y tratamiento resulta totalmente respetable con el medio ambiente.

SEGURIDAD

La idea de que las ventanas de aluminio no son seguras también es falsa. Se han desarrollado sistemas de cierre que nos permiten tener la garantía de unas ventanas de aluminio completamente seguras para nuestro hogar. 

Además de los cierres que se pueden incorporar a las ventanas de aluminio, también son seguras ante los incendios. El aluminio no es inflamable, por lo que reduce el riesgo de incendio, y tampoco suelta gases nocivos si se quema, por lo que resulta un material seguro para la salud de las personas.

LUMINOSIDAD

Los marcos de las ventanas de aluminio pueden ser muy finos, pero resistentes, lo que nos permite poder desarrollar diseños minimalistas y elegantes, y lo que es más importante, ganar en luminosidad. La carpintería de aluminio permite aprovechar al máximo el acristalamiento de las ventanas, permitiendo que entre una mayor cantidad de luz solar a las estancias.

La calidad de las ventanas de aluminio

Las calidades de las ventanas de aluminio dependerán de distintos factores, y vendrán avaladas por distintos certificados de calidad que se pueden encontrar en el mercado.

PRESTACIONES

En general, a la hora de elegir la mejor ventana para nuestras necesidades y circunstancias, hay que tener en cuenta qué prestaciones nos ofrece. Esto se refiere al grado de aislamiento térmico y acústico que tenga, a su hermeticidad (cantidad de aire que deja pasar la ventana cerrada), estanqueidad (capacidad de cierre de la ventana ante la acción directa del agua) o la seguridad de cierre, entre otros.

Para valorar las prestaciones de una ventana no solo se tendrán en cuenta los materiales y sistemas de cierre que se utilicen, sino también el lugar donde vamos a instalar la ventana o las condiciones climáticas a las que se va a someter. Las calidades de la ventana deberán tener en cuenta esas circunstancias, por lo que no siempre tendrán que ser las más altas, sino las que mejor se adapten.

TECNOLOGÍA DE LA VENTANA

En las ventanas de aluminio se pueden emplear distintos tipos de apertura, perfiles y acabados, todo lo cual determinará su calidad. 

Es posible encontrar ventanas de aluminio correderas, abatibles (apertura lateral), batientes (apertura interior) u oscilobatientes (son tanto abatibles como batientes), e incluso se pueden combinar. 

En cuanto a los perfiles de aluminio, principalmente encontramos el de aluminio frío y el que incorpora la rotura de puente térmico. El aluminio frío es muy rígido y permite una perfilería fina, por lo que se suele utilizar en ventanas de gran tamaño o puertas balconeras. La rotura de puente térmico es un sistema que incorpora una serie de fibras o plásticos dentro del marco, lo que crea una cámara de aire que sirve como aislante térmico.

La versatilidad del aluminio se extiende también a la variedad de sus acabados que, por ejemplo, pueden ser en diferentes colores (o doble color, dentro y fuera), en mate o brillo, o con textura (lo que presenta mayor resistencia a los arañazos).

CERTIFICADOS

La garantía de las ventanas de aluminio se ratifica a través de distintos marcados y certificados de homologación. Seguramente, el más importante, por ser necesario, sea el Marcado CE, el que establece las normas de uso impuestas por la Comisión Europea. También lo es el C.T.E (Código Técnico de la Edificación), que certifica que se cumplen las normas de seguridad. Existen también certificados específicos que se refieren a las propiedades del aluminio, como Qualanod, Qualicoat o Qualideco. Para conseguir estos documentos que certifican la calidad de las ventanas es fundamental contar con el asesoramiento y trabajo de un instalador profesional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 + tres =