Ventanas abatibles, correderas o fijas, ¿cuál elegir?

Ventanas abatibles, correderas o fijos, ¿cuál elegir?

Las ventanas son elementos al servicio del hogar; cumplen la función de conectar el interior con el exterior y, por eso, deben adaptarse tanto a las características de la vivienda como a las del medio en el que esta se encuentre.

Por ello, es importante encontrar la solución más adecuada a las características de nuestro hogar y las condiciones medioambientales que lo rodeen. 

Ventanas Cabañero ofrece no solo distintas opciones que permiten adecuar nuestras ventanas a las particularidades de nuestro hogar, sino que dentro de cada tipo de ventana hay una gran variedad de modelos que permiten cubrir esas necesidades y, además, hacerlo según nuestros gustos y preferencias personales.

Existen muchas variables que se pueden tener en cuenta a la hora de elegir las ventanas perfectas. Lo mejor es preguntar y dejarse asesorar por profesionales, pero, para que te hagas una idea, te mostramos en líneas generales cómo son los dos grandes tipos de ventanas que podemos instalar además de la opción de los fijos.

Ventanas abatibles y oscilobatientes, correderas o fijos. Dos grandes grupos más los fijos dentro de los cuales hay distintos modelos que tienen en cuenta diferentes variables (climatología, necesidad de aislamiento acústico, diseño, tipos de materiales o cierres, confort, etc.) para elegir según nuestros gustos y necesidades.

Ventanas abatibles y oscilobatientes

Las ventanas abatibles permiten la ventilación del hogar y, al mismo tiempo, lo aíslan del exterior, protegiéndolo tanto de las inclemencias del tiempo como de los ruidos. Su mayor ventaja es la versatilidad, porque hay de todos los tipos y para todos los gustos.

Características

La adaptabilidad de las ventanas abatibles es, sin duda, una de sus principales características. Las hay en todos los tamaños y con distintas formas (ventanas, balconeras, puertas), tipos de cierres y de perfilerías, en materiales diferentes (aluminio, PVC, madera, mixto), etc. Están disponibles en hasta ocho modelos diferentes, por lo que encontramos soluciones, por ejemplo, para climas muy fríos y húmedos (Common PVC), ventanas con sistema de persiana compacto integrado (Acoustic), u opciones para entornos en los que no sea necesario un alto aislamiento y que resulten prácticas y económicas (Comfort; Hall).

Este tipo de ventanas son muy resistentes y se caracterizan por su practicidad. El alto aislamiento que proporcionan se traduce en un ahorro energético, es decir, que es económico además de sostenible.

Además, el mantenimiento de las ventanas abatibles es muy fácil y, en general, son muy cómodas de utilizar.

¿Por qué elegir ventanas abatibles?

La mejor respuesta es que las ventanas abatibles se adaptan a todo. Su versatilidad hace que prácticamente en todas las construcciones encontremos este tipo de ventanas, a no ser que se quiera aprovechar mucho el espacio. Son energéticamente muy eficientes, resultan muy resistentes y prácticas, y ofrecen un gran número de soluciones, así que las podemos encontrar en múltiples lugares.

Hay tres tipos de ventanas abatibles, lo que hace que sus ventajas se puedan aprovechar en más tipos de espacios. 

En primer lugar, están las que se abren por el eje vertical utilizando bisagras, las propiamente abatibles; estas permiten la máxima ventilación, son fáciles de limpiar y muy estancas. Tenemos también las ventanas batientes, que son las que se abren por el eje horizontal; son típicas en espacios pequeños y/o poco accesibles para proporcionar luz natural y ventilación, por ejemplo, baños, garajes o buhardillas. Por último, están las ventanas oscilobatientes, que son a la vez abatibles y batientes, por lo que cuentan con las ventajas de ambas: ventilación y buen aislamiento sin renunciar al espacio.

Ventanas correderas

Si hablamos de aprovechar el espacio, entonces hablamos de ventanas correderas. Este tipo de ventanas no son nada invasivas, pero al mismo tiempo permiten ventilar y conectar espacios. Están disponibles en grandes formatos, por lo que dan la luminosidad y sensación de amplitud que ofrecen las ventanas fijas, y a la vez son muy versátiles y prácticas, como las abatibles.

Características

Las ventanas correderas utilizan carriles para mover sus hojas, que pueden ser de aluminio, PVC, mixtos (madera y aluminio), etc. Utilizan distintos sistemas tanto de cierres como de aislamiento térmico y acústico, por lo que se adaptan a muchos tipos de entorno.

Su manejo es muy práctico, ya que se abren y cierran de manera fácil. Además, las puertas correderas ofrecen una gran flexibilidad, tanto a nivel de diseño como en sus prestaciones.

Su capacidad de adaptación hace que las ventanas correderas estén disponibles en hasta diez modelos distintos, por lo que siempre ofrecen la solución perfecta.

¿Por qué elegir ventanas correderas?

En espacios pequeños que necesiten ventilación y luminosidad, las ventanas correderas son la mejor solución. Además, al estar disponibles en materiales como el aluminio o el PVC y tener tantas opciones, resultan muy prácticas, se adaptan a todos los bolsillos y diseños.

Si buscas optimizar el espacio sin renunciar a la climatización natural, tener comodidad y seguridad -son fáciles de usar, pero también suponen menos peligros de golpes-, y poder personalizar tus ventanas, echa un vistazo a todas las opciones que ofrecen las correderas. 

Fijos

Los fijos pueden entenderse como paredes de cristal, aunque no siempre tienen por qué cubrir todo el espacio que ocuparía una pared, sino que se pueden colocar en un hueco de la misma, o utilizarse también como parte de la estructura de una pérgola bioclimática.

Características

Se caracterizan por garantizar un alto aislamiento, tanto acústico como térmico; por ese motivo, proporcionan una alta eficiencia energética y su consiguiente ahorro económico, ya que se aprovechan los elementos naturales para la climatización e iluminación de la estancia.

El aprovechamiento de la luz es su principal función. Dan luminosidad al espacio interior, lo que resulta en una sensación de mayor amplitud. Además, ofrecen la posibilidad de disfrutar de las vistas; de hecho, a veces se las llama “ventanas de imagen” o “ventanas panorámicas”.

Loas fijos utilizan distintos sistemas que garantizan un alto aislamiento térmico y acústico, como el uso de dos o más paneles de vidrio con espacios de aire (o con gases especiales) que cortan la transmisión térmica. Al estar “sellada”, los fijos también ofrecen una alta protección frente al ruido exterior.

Lo podemos hacer con cualquier gama, lo cual cubre un amplio abanico de posibilidades: Mediterránea (alta eficiencia térmica), Levante (robustez y practicidad del aluminio, grandes dimensiones), Continental (gran versatilidad, precio competitivo) y Island (personalizable, sencilla, asequible).

¿Por qué elegir fijos?

Los fijos están pensados principalmente para lugares de difícil acceso o con poca luz, para ganar luminosidad y amplitud. También dan la posibilidad de conectar espacios, ya sea de la construcción con el entorno o dentro de la propia vivienda.

Tienen muy en cuenta la estética, el diseño. Ofrecen líneas minimalistas y se integran de manera orgánica en la construcción.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 + doce =